Desde Argentina muchos me preguntan a diario si logro entenderme al comunicarme con nuestros hermanos chilenos que me han recibido en su tierra… Les quiero contar que sí, que no con mucho esfuerzo mutuo logramos comunicarnos exitosamente. Pero también quiero decirles que de haber tenido un diccionario de español argentino-chileno como éste que les estoy compartiendo para leer antes y durante mi estadía, me hubiera ahorrado algunos malos entendidos, numerosas preguntas y algunas situaciones cómicas también. Bueno, en particular a esas últimas no hubiera querido ahorrármelas en realidad.

Así es que, si bien este diccionario podría tener fácilmente 1/5 del volumen de todo el vocabulario que hoy enmarca la Real Academia Española (o “RAE”, para los amigos), voy a limitarlo a todas aquellas palabras que escuchamos con Mariel casi a diario acá en Chile. Para eso, primero listaré algunas cuantas que entiendo que requieren aclaraciones, y seguiré con aquellas que puedo resumir con una pequeña tabla.

  • Chucha: Es el equivalente a “mierda”, expresión que usamos los porteños de Buenos Aires cuando queremos expresar algo desagradable que nos sucedió. Ejemplo: ¡Chucha! ¡Se me cayó el teléfono al inodoro!

* Tengamos en cuenta que a los habitantes de Valparaíso (Chile), también se los denomina «porteños», en referencia a que habitan una ciudad portuaria.

  • Po’: Su traducción – a mi criterio al menos – sería “pues” y también se suele usar al final de una oración de manera similar a “cachái”, que vemos a continuación…

* Ejemplo:

– ¿Cachái?

– ¡Sí po’!

  • Cachái: El mayor parecido en español argentino que le encuentro a este término es el “¿entendés?”, usado como muletilla en Argentina al final de una oración para verificar que nuestro interlocutor haya comprendido lo que dijimos.
Habrán notado en la palabra anterior que la terminación es llamativa para un verbo conjugado de la segunda persona del singular (tú): acá en Chile se reemplaza la “s” por una “i” para estos casos. Por ejemplo, para preguntarle a alguien cómo se encuentra usaríamos «¿Cómo estái?» en vez de “¿cómo estás?” 
  • Wea: Es una palabra multifacética, probablemente una deformación de la palabra «huevada», usada especialmente para referirnos a algo cuyo nombre no recordamos. En español argentino, el equivalente es la expresión “cosa”.

* Ejemplo: ¿Me pasas la wea esa que tienes ahí?

  • Weón: Esta palabra también es multiuso en Chile, probablemente es una deformación de la palabra «huevón» y su significado depende de la entonación y del contexto en que se use. Lo encuentro muy similar a la expresión “boludo” del español argentino/porteño, ya que en otras partes del país como en las provincias de Córdoba y Tucumán – como he comprobado personalmente – se usa el «culeao’ «.
Como información adicional, he notado que los chilenos – hasta ahora TODOS los que conocí – no pronuncian correctamente el sonido «sh» del inglés y así podemos escuchar «Suchi» en vez de «Sushi», por ejemplo.
  • Fome: Se usa para describir algo aburrido, insulso o sin gracia. Así «¡Que fome!» sería equivalente a «¡Que aburrido!» o «¡Qué embole!» en español porteño de Buenos Aires.
  • Pico: En Chile, esta palabra se usa para denominar al órgano reproductor masculino (o «pene»). De no conocer el significado de esta palabra previamente, un argentino del otro lado de la cordillera la usará de manera incorrecta generando carcajadas o una sonrisa incómoda de uno o más chilenos en distintas situaciones, especialmente al hablar de la «rush hour» que en Argentina denominamos «hora pico» y en Chile sería la «hora punta».
  • Flaite: Se utiliza para referirse de manera despectiva a una persona de clase social baja. En Argentina se usa de manera similar el término «villero».
  • Cuica: De manera antitética a «flaite» tenemos este término que denomina a una persona de la clase social alta y que en la tierra del gaucho denominamos «cheto».

Las siguientes expresiones no merecen mayores aclaraciones, pero las listo como para que tengan más equivalencias para utilizar en Chile o para entretenerse en donde estén:

  • Corchetera = Abrochadora.
  • Bencinera = Estación de servicio/Gasolinera.
  • ¿Te tinca? = ¿Te pinta? (¿Te parece bien?)
  • Hacer una clase = Dictar una clase.
  • Ocupar = Usar.
  • Al tiro = Al toque (En el acto).
  • Cabro = Muchacho (Joven).
  • Carrete = Joda (Fiesta).
  • Carretear = Salir de joda (Salir de fiesta).
  • Polera = Remera.
  • Gallo = Tipo (Señor).
  • Guagua = Bebé.
  • Harto = Un montón/Bocha (Mucho).
  • La pega = El laburo (El trabajo).
  • Pegar = Laburar (Trabajar).
  • La micro (sí, con artículo femenino) = El bondi (Colectivo/Bus).
  • La Once (también en femenino) = Merienda.
  • Queque = Budín, bizcochuelo, magdalena, torta y otros.
  • Pasar piola = Hacerse el boludo (Pasar desapercibido).
  • La dura: La posta (La cruda realidad).
  • Bacán: Copado (Buenísimo).

Créditos

Un agradecimiento especial a mi compañera de aventuras que me ayudó a recolectar todas esas palabras que fuimos aprendiendo en este mes casi cumplido que llevamos en Chile. También aprovecho para agradecer nuevamente a tantos chilenos maravillosos que vienen haciendo que nuestra estadía en el país sea fabulosa y gracias a ellos pude realizar este diccionario de español argentino-chileno.