En este artículo buscaré transmitirte qué hacer en Oporto y Vila Nova de Gaia en base a nuestra propia experiencia. Recorrimos ambas ciudades de la mano de AMZ Travel.

Acerca de Oporto

Oporto es la segunda ciudad más habitada de Portugal después de la capital, Lisboa. Entre la ciudad propiamente y su área metropolitana viven alrededor de 3 millones de personas. Está bueno que tengas este dato porque googleando vas a encontrar que en Oporto viven poco más de 200.000 personas y esto puede darte una impresión un poco desacertada. Al menos eso es lo que nos pasó a nosotros.

La verdad es que nos pareció una ciudad colorida, pintoresca y con mucha personalidad. Su casco histórico nos encantó y caminar por sus callecitas va a ser tu pasatiempo favorito. Oporto es de esas ciudades donde te recomiendo guardar el mapa y el celular y caminar sin rumbo, dejándote llevar por tus instintos.

Vas a encontrar vuelos a Oporto tanto como a Lisboa desde distintas partes de Europa y eso hace que sea bastante más simple y económico llegar. No tenés excusas.

Qué hacer en Oporto

Estas son sólo algunas ideas para que puedas aplicar en tu visita o bien podés usarlos como motivos para inspirarte a darte una vuelta en algún momento.

Caminar por Ribeira

Esta zona es patrimonio de la UNESCO y es tan bella de día como de noche, por lo que te recomiendo visitarla en ambas oportunidades. De día. podés caminar paralelo al río Duero y apreciar cómo las coloridas fachadas de los edificios le dan la cara. De noche, vas a poder disfrutar de una iluminación exquisita y de mucha vida en las calles.

Aquí te vas a poder enamorar de la arquitectura portuguesa: especialmente de sus azulejos. Esto es algo que la distingue del resto de Europa, al menos a mi criterio.

En Ribeira, entre otras cosas, vas a descubrir la Muralha Fernandina, y es donde vas a tener las mejores vistas del río Duero. Acá vas a poder cansarte un poquito con las subidas, bajadas y escalinatas y vas a poder descansar también del ajetreado camino en un café bien pintoresco y apacible. Te recomiendo alejarte de las calles principales para encontrar los más tranquilos y económicos.

También en este barrio te vas a encontrar con la Catedral de Oporto, conocida como “Sé do Porto”, la de San Nicolás y la de San Ildefonso, entre otras. En esta última lo más distintivo han sido para mí los azulejos en su fachada principal.

Contemplar la Torre Dos Clérigos

Este es uno de los puntos más imponentes del centro histórico de Oporto. Hay quienes tienen la osadía de pagar la entrada y conocer por dentro, pero no fue nuestro caso. Apreciarla por fuera es algo que no vas a poder evitar caminando por ahí.

Aclaro que en la foto parece inclinada como la torre de Pisa, pero es porque saqué en modo panorámico hacia arriba para captar toda su altura y se generó ese raro efecto, nada más.

Recorrer el Mercado do Bolhão (y tal vez comprar algo)

Algo que es indispensable para nosotros cuando conocemos una nueva ciudad es explorar sus mercados: allí podemos descubrir comidas locales, entender mucho mejor la cultura del lugar que estamos visitando, interactuar con los locales, debatir y negociar precios con ellos también en los lugares donde esto es parte de su cultura.

Además, en muchos casos comprar en el mercado implica también contar con productos más frescos para cocinar y ahorrar dinero con respecto a los precios de los supermercados. Esto último no siempre se cumple porque en las ciudades turísticas muchos mercados se han hecho casi exclusivos para los turistas. La pauta para nosotros es ver si la gente local compra allí y, si no lo hacen, está claro que los precios difícilmente puedan ser buenos.

Volviendo ahora sí al Mercado do Bolão, nos tocó verlo en una sede temporal, dentro del predio de un shopping, ya que el original estaba siendo restaurado. Esto le quitó el encanto a la parte arquitectónica, ya que habíamos leído que este mercado era muy bonito para ser visitado. Sí tuvimos la oportunidad de hablar con los productores, de conocer algunas comidas nuevas y de ahorrar en las frutas, verduras y quesos que compramos.

Admirar la Casa da Música

Este es un edificio con una arquitectura moderna y atrapante, obra de un arquitecto holandés con un estilo minimalista, que al menos a nosotros nos llamó mucho la atención.

Tanto si vas a disfrutar de una obra de teatro o un concierto, como si vas a tomar un tour guiado por su interior o si simplemente vas a entrar a curiosear y llevarte un programa de los próximos espectáculos, esta visita vale la pena. Luego de darle una buena vuelta caminando por fuera, te invito a entrar para apreciarlo también por dentro.

Si podés pagar el tour o, mejor aún, si podés ir a alguno de los espectáculos o actividades que allí se realizan, lo vas a conocer mucho mejor que nosotros.

Visitar el Centro Portugués de Fotografía

Te voy a ser sincero: a nosotros no nos gustó este museo. En lo personal, suelo disfrutar mucho de las exposiciones fotográficas, pero esto no es lo que abundaba en este centro, para mi sorpresa. Había numerosas salas con cámaras fotográficas de distinta antigüedad y equipos relacionados pero me parecieron extremadamente aburridas.

Desde luego, es una opinión totalmente personal y, como la entrada es gratuita, si vos que estás leyendo sos amante de la fotografía, te invito a que te acerques a conocer y saques tus propias conclusiones. Como las exposiciones van rotando, tal vez puedas tener más suerte que nosotros.

Comer una francesinha

Este es uno de los clásicos indiscutidos de la ciudad: un plato que es una patada ninja directo al hígado y que te recomiendo compartir con alguien para probarla si está dentro de tus posibilidades. Comerte una de esas sin ayuda puede ser devastador.

Si bien no lo parece, la francesinha es en realidad algo así como un sandwich. Parece más bien una lasagna y está conformada por dos tipos distintos de salchichas portuguesas, jamón y carne entre dos tapas de pan. Eso se sirve cubierto por queso derretido, muchas veces por un huevo frito por y una salsa bastante especial. Sé lo que estás pensando y la respuesta es que sí: ¡es una bomba!

Acerca de Vila Nova de Gaia

Vila Nova de Gaia no es un barrio más de Oporto, sino que es una ciudad independiente que forma parte del distrito de Oporto, más precisamente del área metropolitana.

Está justo enfrente de Oporto (el río Duero las divide) y se ha formado por la unión de Vilanova y de Gaia, allá por el siglo XIX.

En Vila Nova de Gaia se encuentran gran parte de las bodegas del distrito de Oporto y, de la mano de este atractivo, la localidad busca destacarse como un destino turístico alternativo o complementario a la ciudad de Oporto. A continuación te voy a contar un poco más acerca de las opciones que ofrece.

Qué hacer en Vila Nova de Gaia

Como te estaba contando, esta ciudad es mayormente famosa por sus bodegas, pero es mucho más que eso. Te voy a dar ideas de qué hacer en Vila Novia de Gaia.

Admirar Oporto desde el Miradouro da Serra do Pilar

Muy cerca del famoso Ponte Luis I (que te invito a visitar) y en lo alto de una pequeña colina, vas a poder contemplar Oporto desde enfrente en este mirador. Especialmente los fines de semana no serán sólo turistas los que encontrarás por ahí, por lo cual habrá una gran oferta de comida, bebida, souvenirs y tours varios.

Si te estás alojando en Oporto podrás llegar muy rápidamente a este mirador con el metro.

Conocer el Mosteiro (monasterio) Serra do Pilar

Este monasterio se encuentra enfrente del mirador que acabo de mencionar, que tiene una arquitectura bastante particular, ya que es circular. Su forma y su color ocre combinado con el blanco lo hacen único. Sólo vi iglesias con estas características en Portugal y Brasil.

Lamentablemente, en nuestra visita no pudimos ingresar porque (como podés apreciar en la foto) estaban celebrando un matrimonio, así que te invito a hacerlo y luego contarlo en los comentarios 😉

Visitar el Mercado Municipal de Gaia

Si bien este es un clásico mercado de los que yo llamo “para turistas” – ya que no se ve mucha gente local comiendo ahí – no deja de ser pintoresco y los precios no son tan elevados si uno los compara con los de ciudades como París o Londres. No es de los más económicos de Portugal pero ofrece una gran variedad gastronómica portuguesa, todo en un sólo lugar.

Podés darte una vuelta y ver si te tienta algo. En los alrededores del mismo vas a pagar un poco más por varias opciones de comida y bebida también. Si andás con presupuesto ajustado, te recomiendo sólo mirar y comer/tomar algo en otro  lado.

Recorrer São Pedro da Afurada

vila nova de gaia sao pedro afurada

Este es el barrio más colorido y pintoresco que hemos podido encontrar en el distrito de Oporto que aún no ha perdido su propia identidad de las manos del turismo (bueno, al menos, no demasiado).

Las mesas de plástico en las vereda, los tendederos y la ropa colgada bien a la vista, los niños jugando a la pelota,  las personas mayores sentadas contemplando la gente pasar, las puertas abiertas, los vecinos gritándose de un balcón al otro… todo eso es São Pedro da Afurada.

Visitar Oporto y luego caer en Afurada es como una bocanada de aire puro, es sentir la vida de barrio y descansar de la gran ciudad. Te recomiendo pasar y caminar por sus callecitas, interactuar con los vecinos (especialmente si te manejás bien con el portugués) y parar en algún barcito a tomar un café o buscar en alguna padaria (panadería, en portugués) un pastel de nata, de esos con crema pastelera y masa crocante que se me hace agua la boca sólo de recordarlos.

Ver el atardecer en la Reserva Natural Estuario del Duero

Si bien no nos tocó un lindo día para caminar por este estuario (y por eso también la foto no luce mucho), te recomiendo darte una vuelta en un día soleado para ver el atardecer allí. Vas a ver mucha gente haciendo deporte en el lugar y una gran variedad de aves.

Es una zona protegida que bien vale la pena visitar.

Conocer la Capela do Senhor da Pedra

Especialmente si tenés movilidad propia te recomiendo visitar esta capilla que queda pegadita al mar, aunque un poco alejada del centro de Vila Nova de Gaia.

Fue construida en el año 1686 y restaurada poco más de 300 años después, en 1996. Llama la atención que está justamente sobre una piedra, lo que la hace muy particular.

Tiene indudablemente el estilo portugués del que te contaba más arriba.

Ir de compras al Corte Inglés

Si bien el “turismo de shopping” no es lo nuestro, el Corte Inglés de Vila Nova ofrece habitualmente descuentos para extranjeros y traslados ida y vuelta desde el mirador que mencioné anteriormente. Queda sólo a 15 cuadras o bien a tres estaciones en metro (unos 10 minutos) de la estación Jardim do Morro donde se encuentra dicho mirador.

Si visitas la ciudad en verano, es un buen lugar para refugiarse del calor y recibir una buena brisa de aire acondicionado. Nosotros pasamos por ahí y estuvimos un par de horas revisando guías de viaje en dos cómodos sillones de la librería del último piso, planificando futuras aventuras.

Dónde dormir en la ciudad

Si querés consultar y/o reservar alojamientos en la zona antes de acercarte, podés usar este link de Booking.com. Si lo usás para tu próxima reserva, Booking.com nos va a regalar USD15 a ambos.

Si sos de los que prefieren quedarse en casas de personas locales en vez de un hotel, podés usar este link para registrarte en Airbnb. Si lo usás te van a regalar crédito para tu primera reserva y a nosotros por recomendarlo 😉


Esta fue nuestra guía de Oporto y Vila Nova de Gaia. Como siempre, espero que te haya gustado y que, si así fue, compartas esta guía para que otros puedan también disfrutarla. Como ya te contamos, recorrimos la ciudad con AMZ Travel y te invitamos a contactarlos si querés sacarle más provecho a la visita.

 

“Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizás la compra de algún producto o servicio mencionado siguiendo el enlace nosotros vamos a recibir una comisión, pero sin un incremento de precios para vos”.