Vida minimalista - Mochila

La primera vez que apliqué el minimalismo (al menos conscientemente) fue durante mi primer viaje como mochilero al Noroeste Argentino allá por el año 2012. En ese momento compré una mochila de 60 litros y me di cuenta que la capacidad limitada que tenía me obligaba a viajar con bastante poco. Eso sí, más tarde aprendí que de viajar con poco a viajar con lo indispensable hay un largo camino, pero no dejó de ser un gran aprendizaje.

Al tiempo fui conociendo a otros viajeros que viajaban con menos que yo, con mochilas más pequeñas que de alguna manera te obligan a no llevar tantas cosas por si acaso y me planteé hacer lo mismo: achicar el contenedor para obligarme a viajar más liviano. Fue una gran decisión: al pasar de una mochila de 60 a una de 45 litros, lo que eran cerca de 20 kilos pasaron a ser 15 y en este último viaje que empezó el año pasado ya se convirtieron en 12.

Así es que descubrí que viajar más liviano te da libertad. Pero para que puedas entender un poco más acerca de este proceso que a mí me llevó varios años, quiero contarte un poco acerca del minimalismo.

¿Qué es el minimalismo?

Antes de contarte qué es, quiero contarte dónde nació el concepto: el minimalismo surgió en los Estados Unidos en la década del ’60. De alguna manera estuvo inspirado en el movimiento De Stijl y continuó el reduccionismo que éste planteaba. Pero no quiero profundizar mucho más en eso, porque quiero transmitirte conceptualmente qué es el minimalismo y luego contarte cómo aplicarlo a una vida de viaje:

El minimalismo es una filosofía de vida que busca centrarse en lo importante, eliminando o descartando lo innecesario para ser feliz y alcanzar la realización personal.

Es una frase corta pero que da para pensar y analizar bastante, ¿no?

De alguna manera, la vida minimalista resurge hoy como una reacción ante el materialismo y los excesos de la sociedad actual y la complicación artificial de la existencia. Porque la realidad es que para ser felices y sentirnos realizados necesitamos mucho menos que lo que nos quieren vender.

Mi transición al minimalismo (o la previa a una vida de viaje)

Hace unos años supe que, al menos por un tiempo, mi anhelo de conocer todo lo que pudiera del mundo era mucho más fuerte que el de tener un hogar fijo. Todo lo material que tuviera que no fuera indispensable para ese fin sería una carga en mi nueva vida.

Así es que hice una lista de todo lo que necesitaba adquirir para llevar una vida itinerante y lo compré en dos viajes distintos, uno en mi viaje a Chile y otro en mi paso por Estados Unidos¿Pero cómo es que estoy hablando de minimalismo y te cuento de comprar en vez de vender? Paciencia, ahora te explico 😉

Compré todas las cosas con las que quería contar en mi día a día pero con el dinero que obtuve vendiendo muchas otras que no necesitaría para este estilo de vida. Desde luego, también aproveché la limpieza para tirar una gran cantidad de recuerdos, papeles, folletos y similares que andaban dando vueltas en casa de mis padres.

Entre lo material que vendí, una de las principales fue mi auto. La verdad es que sentí que no me hacía falta en el día a día y, a fin de cuentas, si quisiera contar con un vehículo para moverme durante alguno de mis viajes puedo alquilar uno, ¿no?

Además, gran parte de lo que compré me permitía reducir espacio y peso en mi mochila, ya que reemplacé indumentaria que tenía por otra más compacta y versátil y de secado rápido, que es mucho más práctica cuando uno está en movimiento.

Este proceso de reducir todo lo material me dio mucha felicidad, al poder transformarlo en dinero para comprar equipamiento de viaje o para financiar algunos kilómetros. También pude convertir camisas, jeans y zapatillas deportivas en muy buen estado en sonrisas de personas a las que les hacía falta.

¿Qué llevo en la mochila?

Si bien lo que quiero transmitirte acerca de una vida minimalista va mucho más allá de lo material, creo que no puedo obviar este punto.  Mi mochila es hoy mi casa y lo que llevo en ella es todo lo material que tengo conmigo hace ya más de un año. En cada escala en casa de mis padres (mi base de operaciones, digamos) siempre hago algunos cambios, pero la lista se va a seguir manteniendo en menos de 60 objetos.

Esto llevo hoy conmigo:

  1. Mochila de 45 litros
  2. Mochila secundaria
  3. Zapatillas tipo naúticas
  4. Zapatillas de trekking
  5. Sandalias de trekking
  6. Pantalón desmontable
  7. Bermudas tipo cargo (con muchos bolsillos)
  8. Ropa interior
  9. Ropa interior
  10. Ropa interior
  11. Medias
  12. Medias
  13. Medias
  14. Medias térmicas
  15. Short de baño
  16. Musculosa
  17. Remera
  18. Remera
  19. Remera térmica
  20. Camisa
  21. Calza térmica
  22. Primera piel térmica
  23. Campera térmica
  24. Rompevientos
  25. Capa de lluvia
  26. Guantes
  27. Cuello polar
  28. Toalla de secado rápido
  29. Cantimplora
  30. Navaja suiza
  31. Linterna tipo minero
  32. Encendedor (no fumo, es para prender las hornallas de las cocinas especialmente)
  33. Hilo y agujas
  34. Candado (para los lockers de los hostels)
  35. Botiquín
  36. Bolsa de aseo (shampoo, jabón, afeitadora, dentífrico, cepillo de dientes, etc.)
  37. Sogas (sirven para colgar la ropa, entre otras cosas)
  38. Laptop
  39. Cargador de laptop
  40. Celular
  41. Auriculares
  42. Mouse (nunca me gustó demasiado el touchpad de las laptops)
  43. Cargador de celular
  44. Cargador portátil
  45. E-reader
  46. Adaptador universal de corriente
  47. Auriculares
  48. Anteojos
  49. Anteojos de sol
  50. Sombrero tipo pescador
  51. Cámara réflex con lente 18-55 mm
  52. Lente 55-200 mm
  53. Cargador de cámara
  54. Kit de limpieza de cámara
  55. Colchoneta inflable
  56. Hamaca (es muy útil para viajar por Sudamérica, pero a Europa seguro que no viaja)
  57. Bolsa diario de viajes (anotador, lapiceras, tijera y adhesivo)

¿Cambiarías algo de esa lista o sentís que falta algo? ¿Qué opinás del minimalismo? ¡Me gustaría leerte en los comentarios!

“Este es un post patrocinado, esto significa que hemos recibido un producto, servicio o compensación económica por mencionar la marca en este artículo. Sin embargo, las opiniones en el mismo son independientes y están basadas en nuestra percepción real sobre el servicio”.

 


Esto fue “Qué es el minimalismo y por qué es ideal para una vida de viaje”, mi primer artículo sobre vida minimalista en el blog. La próxima entrega de esta temática será de lifestyle design (diseño de un estilo de vida), en el que te voy a contar cómo fue que diseñé el estilo de vida que llevo actualmente ante la disconformidad con el status quo, con el lunes a viernes de 9 a 18 y las dos semanas de vacaciones al año.

Este post me pareció que podía agregarte valor ya sea que anheles o no trabajar en línea mientras viajás por el mundo. Pero si estás pensando en hacerlo suscribite a la lista de futuros nómadas digitales acá.  No es la misma lista que la del blog 😉

Si vos o alguien que conozcas necesita ayuda para mejorar su presencia en internet, ya sea desde el lado del diseño o desarrollo web, si necesitás contratar un proveedor de alojamiento web o cambiarte del que tenés actualmente o si tal vez necesitás una ayuda para que nuevos clientes sepan de tu negocio en Facebook, Instagram o Google, me podés contactar acá.