Mariano Cadeneau

Por En Argentina, Ciclismo, Sudamérica

Pedaleando por la ciudad de Buenos Aires

¡Hola a todos!

Hoy es más viable que nunca en la ciudad de Buenos Aires usar como medio de transporte una bicicleta y esto es por diversos motivos, destacando:

El último ítem lo dejé para el final ya que es, de los anteriores, el que entiendo que más debates genera. Por este motivo, voy a abarcarlo desde distintos puntos de vista, buscando ser imparcial:

Las Bicisendas y Ciclovías

Vamos a analizarlas a través de la óptica de todos aquellos que compartimos las calles:

 

Segun los ciclistas

Son un espacio asignado de circulación que constituye una alternativa mucho más segura para desplazarse con su bicicleta, a través de las distintas calles, avenidas, plazas y parques de la ciudad.

 

Según los conductores

Desde la visión y en la experiencia diaria de conductores de automóviles particulares, taxis y colectivos, las ciclovías constituyen algo adicional a lo cual deben prestarle atención, un obstáculo muchas veces y una reducción en el espacio de circulación que tienen asignados.

 

Según los peatones

Si como peatones cruzáramos siempre por las esquinas, como debería ser, las ciclovías sólo implicarían prestar atención a otro sentido adicional al cruzar la calle (las ciclovías son doble mano en su mayoría, por lo que si un peatón mira sólo a la derecha al cruzar la calle, si la misma tiene ciclovía, necesitaría mirar también hacia la izquierda, donde no vendrán automovilistas pero si ciclistas, por ejemplo) y para los ciclistas con frenar o reducir lo suficiente la velocidad para asegurarse de que no hay peatones que necesiten cruzar sería suficiente. Pero como todos sabemos, solemos cruzar por donde se nos ocurre y para un ciclista detenerse no en la esquina sino en el lugar de la calle donde el peatón está cruzando es bastante complicado, circulando a una velocidad de 20 km/h, en promedio.

Obstáculos en las ciclovías

Creo que está de más aclarar que al igual que como vías de circulación, las ciclovías deberían estar despejadas para circular a lo largo de ellas en todo su trazado. Hechas las aclaraciones del caso (un supuesto sólo cumplido en la teoría), paso a mencionar los obstáculos encontrados en la práctica (no me los contaron sino que los pude apreciar y esquivar personalmente), a muchos de ellos en diversas oportunidades y a otros tantos diariamente:
  • Contenedores de basura
  • Bolsas de basura
  • Paseadores de perros con toda o parte de su jauría, dando lugar muchas veces al siguiente ítem.
  • Excrementos de animales
  • Materiales de obra
  • Peatones, algunos con:
    • Carros de compra
    • Carritos de bebé
    • Sillas de ruedas
  • Motociclistas
  • Skaters
  • Rollers
  • Vehículos estacionados, destacando:
    • Aquellos que se encuentran en colas para cargar combustible
    • Los que están detenidos a 45° en distintos garajes privados pero sobre obstruyendo la vía pública y las ciclovías a la vez.
Sobre cada uno de los anteriores podríamos realizar alguna breve reflexión o debate así que me limito a describirlos. Como verán, son unas cuantas alternativas.

Pero los ciclistas no somos santos…

Lógicamente, así como los peatones y los conductores infringen el código de tránsito, los ciclistas también lo hacemos (me hago cargo de lo que me toca también), con algunas o todas de las siguientes acciones u omisiones:
  • Pasar semáforos en rojo.
  • No frenar en las esquinas.
  • Circular por las veredas.
  • ¿Superar las velocidades máximas? Me pregunto si habrá definida una velocidad máxima para circular en bicicleta y si así fuera, estoy casi seguro de que alguna que otra vez la habré superado. Lo investigo y después les cuento.
  • Circular por tramos de calles o avenidas en los que no está permitido.
  • Por último, destaco algo que si bien no es ilegal, muchos ciclistas no usan determinados tramos de las ciclovías por evitar pedalear algunas cuadras adicionales y usan en su lugar calles o avenidas que no están especialmente preparadas para la circulación de bicicletas.
Cierro la presente entrada con un análisis y es que creo que debería concientizarse a la sociedad acerca de los ciclovías, ya que constituyen algo nuevo, que mucha gente no conoce o no entiende y tal vez si se conociera más al respecto podríamos evitar muchos de los problemas que en las mismas se producen a diario. Al menos todos aquellos que se producen por desconocimiento y no por una omisión intencional.
¡Saludos mis queridos lectores y hasta la próxima!

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Querés saber cómo trabajar en línea mientras viajás por el mundo?

¿Querés saber cómo trabajar en línea mientras viajás por el mundo?

¡Descargá gratis mi ebook "10 aprendizajes de un nómada digital" ahora!

¡Te has suscrito exitosamente!

¡Compartime!

No te lo quedes para vos [email protected] ;)