Relato de mi experiencia como voluntario Reevo durante mi paso por Lima, Perú, en donde pude conocer el Colegio Montessori “Margaret Mead“.

El Método Montessori

Es un método educativo alternativo publicado en 1912 en el que se busca que el aprendizaje acompañe el desarrollo natural del niño. El nombre viene de su creadora, la italiana María Montessori, quien fue la primera doctora de su país (fue además una mujer multifacética y, si bien no entraré en detalles aquí, los invito a investigar un poco acerca de su vida).

Montessori definió ciclos de desarrollo físicos del niño de 6 años cada uno y los utilizó para seguirlos de manera interna. Los planos de desarrollo se manifiestan con libertad, ya que los límites son claros y dados por el mismo ambiente, encontrados por el niño naturalmente.

El método permite que los niños se autodesarollen en un ambiente estructurado que se denomina Ambiente Montessori, en el cual un adulto sólo actúa como observador, ya que los Materiales Montessori con los que cuenta el mismo les permite aprender a través de la manipulación de dichos materiales.

El Ambiente Montessori

Es un espacio amplio y abierto, ordenado, limpio y agradable; cada uno de sus elementos tiene una razón de ser en el desarrollo del niño.

El Ambiente Montessori es proporcionado a la medida de los niños y en éste pueden trabajar individualmente o en grupos. Está subdividido en áreas temáticas donde ellos pueden moverse libremente eligiendo el material con el que quieren trabajar en el momento en que quieren utilizarlo.

El Ambiente Montessori fomenta la independencia del niño en el proceso de aprendizaje. A través de la libertad y la autodisciplina, éste es capaz de encontrar actividades que responden a las necesidades que tiene en cada momento de su evolución.

Los Materiales Montessori

Con estos materiales, el niño puede aprender a través de la asociación de conceptos abstractos con una experiencia sensorial concreta, así aprende realmente en vez de memorizar.

Los Materiales Montessori están diseñados para ser manipulados en un Ambiente Montessori, con las características ya mencionadas.

El adulto, que actúa como guía, permite a los niños usar el material de forma independiente, cuantas veces necesite hasta que aprenda lo que cada material tiene para enseñarles en ese momento de su evolución.

Visitando el Colegio Montessori Margaret Mead

Hecha la breve introducción acerca del Método Montessori, voy a contarles ahora acerca de mi visita como voluntario Reevo – o bien activista, como ellos nos denominan –.

Me recibe la directora del colegio

Me acerqué al colegio sin previo aviso y con un poco de recelo al principio por lo inesperado, cuando me presenté como activista Reevo fui muy bien recibido. Resulta que, como comentaba con más detalle en este post, el proyecto Reevo surgió luego del éxito del documental “La Educación Prohibida”:

httpss://www.youtube.com/watch?v=-1Y9OqSJKCc

En dicho documental , en el cual se incluyó el colegio Margaret Mead, lo que tuvo una repercusión más que positiva en la gente de Lima, que comenzó a acercarse al lugar, con una mezcla de curiosidad e interés por que sus niños puedan educarse allí.

Aún con múltiples ocupaciones, Tina, la directora, se tomó un rato para mostrarme el lugar y contarme un poco acerca del colegio, que existe hace más de 30 años, siendo uno de los pioneros de Montessori en Sudamérica.

Tina hizo énfasis en el jardín, en el que los niños tienen tortugas, conejos y próximamente tendrían pescados – tal vez en este momento que escribo la nota ya los tienen -, además de plantas desde ya. Lo más interesante es que, a diferencia de lo que estamos acostumbrados por el sistema educativo tradicional en el que la mayoría fuimos educados, estos niños no tienen que pedir permiso para ir al baño, para salir a tomar aire fresco, para alimentar a la tortuga o a sentarse en el pasto, sino que tienen total libertad para entrar y salir del aula todas las veces que lo deseen. Su motivación por aprender en ese espacio es tal, que el guía no necesita ejercer un control sobre ellos, ni amenazarlos, ni levantar la voz, ni nada por el estilo. En ese ambiente se nota la autodisciplina. Ver para creer mis queridos lectores.

Luego de la bienvenida, recorrido e introducción, Tina tuvo que atender algunos temas pero me presentó a una de las adultas que guían y acompañan a los niños en este proceso Montessori de autoaprendizaje (sería el equivalente a una de las docentes de la educación tradicional) que me mostró el aula y los materiales Montessori y me contó acerca de su experiencia en el lugar.

El Método Montessori en niños de 3 a 6 años

El denominado “Taller 1” en el colegio incluye a niños de entre 3 (o un poco menos) y 6 años. Según los estudios de María Montessori, en los primeros 6 años de vida el niño se encuentra en el primer ciclo de su desarrollo y en éste es de vital importancia primero la observación y luego la experimentación a través de los sentidos para su aprendizaje. Se fomenta entonces su psico-motricidad, equilibrio y coordinación, entre otras cosas.

En el Margaret Mead les enseñan a los niños en estos primeros años muchos de los aspectos prácticos de la vida diaria que le serán útiles el resto de su vida. Ejemplos de esto son: lavarse las manos, ordenar, limpiar, prepararse la comida lavando los utensilios que usaron, coser y un sinfín de etcéteras más.

El Método Montessori de los 6 a los 12 años

En el Colegio, tienen además un “Taller 2”, que va de los 6 a los 9 años y un “Taller 3”, que va de los 9 a los 12 años. Este rango de edades entra en el siguiente ciclo de 6 años que la doctora Montessori identificó como importante en el proceso de desarrollo físico de los niños.

Marcando una diferencia importante con la educación tradicional, en los talleres 2 y 3, se enfatiza aún más la experimentación artística de los niños, llegándose a trabajar diariamente su faceta musical.

Los contenidos se incorporan siempre a través de la observación y experimentación, usando formas y colores complementando la explicación, como pueden ver en la siguiente foto que habla por sí misma:

O sino miren esta otra de los materiales usados para enseñarles matemática a los niños:

Y algunos Materiales Montessori más para mostrarles:

Integración a través del Método Montessori

Este método, gracias a los motivos de los que ya hablé bastante, permite que los niños con capacidades diferentes puedan aprender a la par de los otros niños de una manera mucho más efectiva que con el método educativo tradicional. Desde ya que a una cierta edad, en general alrededor de los 15 años, se hace inevitable el retraso en el aprendizaje con respecto a los otros niños y se produce un estancamiento en los conocimientos que pueden incorporar. Sin embargo, me comentaban que es notable la evolución en el aprendizaje en Ambientes Montessori de los niños llamados anteriormente discapacitados.

A su vez, Tina me contaba que en el Margaret Mead reciben frecuentemente a niños con importantes problemas de aprendizaje, de conducta y actitudinales y a muchos de ellos logran, tratándolos primero en grupos más pequeños donde cuentan con un guía cada 3 niños, reeducarlos para que puedan llevar una vida mejor. Esto último no es menor, ya que muchos de estos niños han pasado antes de llegar al colegio por varios colegios, reformatorios y psiquiatras que dejaron en ellos daños muy difíciles de revertir. Aún en estos casos muy problemáticos, el método Montessori muestra mejoras notables en menos de un año.

Cierre de la visita

Al finalizar mi visita al colegio en el que pude recorrer las instalaciones, aprender acerca del método y ver (por primera vez luego de haber leído un poco al respecto) cómo son el ambiente y los materiales propuestos por la doctora Montessori, pero en vivo y en directo, fui invitado por la directora a un almuerzo.

Durante el almuerzo, hubo agradecimientos mutuos: por parte de Tina por mi visita y por la difusión hecha por el equipo de Reevo (al que yo representaba) sobre el colegio que ella dirige y por esta nota que están leyendo, prometida durante el encuentro; por mi parte, por lo bien que fui recibido y por todo lo aprendido.

Tina me contó además de los cursos que está dictando, del colegio y sus proyectos, siempre mostrando pasión en lo que hace, me hizo sentir que cree profundamente en lo que predica y dio muestras de seriedad, conocimiento y profesionalismo; si bien ella no lo dice, les puedo asegurar que es una referente en lo que a Montessori se refiere. Por mi parte, le conté en especial del viaje que estaba realizando, los motivos atrás del mismo y cómo lo estaba complementando con voluntariado con diversas visitas a escuelas alternativas como Activista Reevo.

Conocer el Margaret Mead fue para mí una experiencia muy enriquecedora como parte del proyecto y, por si todo lo anterior fuera poco, fui invitado además a presenciar una clase de un curso de Montessori que se dictaría en el lugar, pero esto será motivo de una próxima entrada.


¿Qué te pareció la nota? ¿Habías escuchado antes hablar del Método Montessori? Me gustaría conocer tu opinión, especialmente si sos educador. Te invito a dejar tu aporte en la sección de comentarios o en las redes sociales asociadas al blog.

Si estás pensando en visitar Perú próximamente o querés saber más sobre cómo llegar al país, cómo moverse allá, su clima, presupuesto para una visita y mucho más, ¡no dejes de visitar nuestra completísima Guía de viaje a Perú!