Este es el relato de los días que estuvimos con gente linda en San Juan y alrededores, en la región de Cuyo en Argentina.

Reencuentro de los quilmeños, lejos de sus pagos

El Martes 28 tuvimos el placer de poder reencontramos por la mañana en la ciudad de San Juan con nuestro amigo Gustavo Llusá, quilmeño al igual que Mariel. Nos pusimos al día con respecto a nuestros viajes y acordamos vernos nuevamente por la tarde.

Gustavo ya tiene miles de kilómetros andados, la mayoría de ellos recorridos a dedo con muy bajo presupuesto y, de hecho, en su último viaje llevó esto al extremo planteándose el desafío de viajar sin dinero, probando la hospitalidad de la gente y que el camino provee. Si les interesa saber más sobre sus aventuras, su blog se llama Camino a Veritvania.

Así fue que por la tarde nos encontramos en el parque local con Gustavo y Mariano, su anfitrión en la ciudad. Conversaciones sobre rutas y caminos no podían faltar, pero además lo ayudamos a grabar un cortometraje que ya es parte de su producción audiovisual veritvana. Tomamos también algunas fotos como esta en las vias del tren que ya no recorre el parque:

Y este es el video en el que participamos en uno de los tramos del Camino a Veritvania:

Con Emilce en San Juan

Por nuestra parte, en la ciudad tuvimos una anfitriona de lujo: Emilce, de CouchSurfing. Ella es doctora y tiene una casa que usaba como consultorio que nos ofreció como morada – llave en mano – a Mariel y a mí mientras ella estaba en su quinta en Zonda, a unos 25 kms. de la capital. El día anterior a nuestra partida hacia Jáchal, el Miércoles 29 de Enero, nos había invitado a que conozcamos su casa-museo en las afueras: un paraíso artístico y natural, rebosante de tranquilidad, obras de arte, árboles frutales y plantas aromáticas, entre otras cosas. Emilce estudia arte como hobby y tiene en su casa un taller donde expresa su creatividad en cuadros, tejidos y maderas, sólo por dar algunos ejemplos. Sus obras terminadas están ubicadas bien repartidas en su apacible refugio cuyano.

Luego de agasajarnos con un riquísimo plato de pastas y un postre de “re chupete” (como se decía antiguamente en Argentina), hablamos de viajes, de arte y de la vida, mientras Emilce nos hacía un tour guiado por la casa-museo y luego nos llevó a conocer Zonda y Ullum en su camioneta, para alcanzarnos a lo de Yamil y Julieta, de CouchSurfing.

Conociendo a los creadores de “La casa container” del cuyo

Esta joven pareja que visitamos, se hizo famosa por la construcción de una casa container en San Juan, cumpliendo el sueño de la casa propia de una manera muy particular. No fuimos de cholulos a visitarlos, sino que por lo contrario, fue Yamil quien vio en mi itinerario en la página de esta red que tanto menciono que estaríamos visitando San Juan y nos invitó a que lo contactáramos si queríamos recomendaciones sobre la ciudad, dar una vuelta, conocernos para tomar algo o lo que fuera. No dudamos en hacerlo, nos conocimos tomando algo el Lunes 27 en la noche sanjuanina y fue allí que nos comentaron sobre su paso a la fama (los han entrevistado de distintos diarios, revistas, radios y canales de televisión) y desde luego que nos dio curiosidad y nos interesó conocer su famosa casa, por lo que coordinamos para ir a visitarlos la tarde del miércoles.

El relato de la construcción de la casa con todo el proceso de compra del contenedor, construcción y muchos otros pormenores está en este post de Taringa. A continuación les dejo una foto del modelo terminado, pero para llegar a eso trabajaron mucho, no dejen de visitar el post si les llama la atención.

Además, Yamil y Julieta nos recibieron con unos cupcakes caseros que no podía dejar de mostrarles:

Luego del mate con cupcakes, nos sacamos la foto de rigor y fuimos con ellos a una charla muy linda de índole espiritual a la que nos invitaron, que nos permitió hacer un poco de introspección, reflexionar y repensar algunas cosas antes de seguir camino por Argentina, ya muy cerca de pasar a territorio boliviano.

Fue al día siguiente, el Jueves 30 de enero, que fuimos a buscar a Emilce al hospital donde trabaja en San Juan, ya que se había ofrecido a alcanzarnos hasta Albardón, en las afueras de la ciudad, donde tendríamos un buen punto para hacer dedo dirección San José de Jáchal, nuestro próximo destino, que será protagonista de algún post venidero.


Cerrando este post, me gustaría – o mejor dicho nos gustaría – leer sus comentarios:  estaría bueno que cuenten si conocen la provincia, si se han encontrado con amigos inesperadamente estando de viaje, si como nosotros han visitados casas que les hayan llamado la atención… ¡Cuenten sus historias! ¡No al monólogo del autor señores/as! 🙂