Mariano Cadeneau

Por En Salud, Tips

Por qué te recomiendo ir a Medicina del Viajero

En esta entrada te voy a contar qué es la Medicina del Viajero y te voy a dar algunos motivos para tenerla en cuenta, especialmente si vas a hacer un viaje largo.

¿Qué es la medicina del viajero?

En el sitio de la Sociedad Latinoamericana de Medicina del Viajero (SLAMVI), encontré esta definición que me pareció bastante clara:

La Medicina del Viajero es una especialidad médica que se dedica a la prevención de enfermedades y situaciones de riesgo a las que pueden verse expuestos los viajeros, independientemente del destino elegido. También se dedica al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades adquiridas durante los viajes.

Entonces, podemos acudir a esta especialidad antes, durante o después del viaje. Ahora bien, como dicen los médicos, yo creo que es mejor prevenir que curar: prefiero contar con la información con anticipación y tomar ciertos recaudos para poder estar más tranquilo en adelante. Esto aplica a varias áreas de mi vida, pero en particular a mi salud en viaje.

En la consulta de Medicina del Viajero, te asesoran sobre qué enfermedades u otros peligros – animales venenosos por ejemplo – están más presentes en los destinos que vas a visitar, cómo podés prevenirlas (profilaxis, vacunas, etc.) y te brindan una gran cantidad de información, una buena parte de ella de sentido común, pero que muchas veces uno no tiene en cuenta.

¿Por qué acudimos nosotros a Medicina del Viajero?

Como creo que ya saben, con Mariel vamos a traviajar (vamos a combinar viaje con trabajo) por Sudamérica a partir del 23/04, por tiempo indeterminado. En vistas de los destinos que están en el tintero, nos pareció importante asesorarnos en cuanto a salud en viaje se refiere y darnos las vacunas que entendiéramos que nos vendrían bien tener, como para estar mejor preparados para enfrentar los desafíos del camino.

Estando en nuestra consulta – ya te voy a contar dónde – me di cuenta de que hay mucha información en internet basada en experiencias personales y cargadas con mucha subjetividad, lo cual a veces nos hace perder el foco y salirnos de lo que es más objetivo, por ejemplo: muertes por X enfermedad en Y región, probabilidad de muerte por enfermedad Z, etc.  Toda información es bienvenida, pero creo que es positivo contar con varias fuentes, como sitios gubernamentales, blogs, otras páginas, pero la información sin intermediarios de médicos especialistas en este contexto me resulta esencial.

Volviendo a nuestro viaje, seguramente el punto más “peligroso” será el mismísimo Amazonas. Como siempre digo, creo que no hay que poner nuestra energía en todas las cosas malas que nos pueden pasar, sino informarse e ir bien preparado para enfrentar potenciales peligros, moverse con seguridad y no con miedo. La zona del Amazonas exige mucho respeto y recaudos, así que fue el principal motivo que nos llevó a realizar la consulta en Medicina del Viajero.

¿Qué peligros acechan en el Amazonas?

A ver, repasemos… en el agua tenemos: pirañas, anguilas eléctricas, sanguijuelas, cocodrilos, …; por tierra, en cambio, podemos encontrar: arañas, serpientes, ranas, caracoles e insectos varios venenosos y en el aire, creo que sin lugar a duda, los más temidos son los mosquitos, que transmiten muchas enfermedades, de las que te voy a contar en breve.

¿Dónde ir a Medicina del Viajero?

OK, supongamos que lo estás considerando y te estás preguntando ¿a dónde voy si quiero hacer una consulta? Bueno, te puedo hablar de Argentina, donde varias obras sociales ya tienen en sus servicios la especialidad de Medicina del Viajero y hospitales como el Alemán, el Italiano y el Británico lo ofrecen, así que si tenés alguna cobertura que te lo bonifique, podés averiguar ahí. Pero, si estás en Buenos Aires, pensás ir pronto o podés llegar de una manera más o menos viable para la consulta, te voy a recomendar el Hospital Muñiz.

Además, en el sitio del Ministerio de Salud de la Nación recomiendan  el Hospital San Martín de La Plata. En este último caso, no puedo más que brindarte el dato, porque no fui.

Nuestra consulta en el Muñiz

Primero que nada, te recomiendo que pidas el turno con tiempo, ya que nosotros tuvimos que hacerlo con un mes de anticipación y, en una previa de viaje, eso es una eternidad: llamamos a mediados de febrero consiguiendo turno para el 18/03, casualmente un mes antes de nuestra partida. Además, tené en cuenta que algunas vacunas o tratamientos preventivos pueden requerir 3 o 4 semanas posteriores a la consulta (como la vacuna contra la rabia, que son 3 dosis a lo largo de un mes), por lo que si podés sacar el turno para un par de meses antes de tu viaje, mucho mejor.

Como para que te des una idea, el Muñiz se especializa en enfermedades infecciosas, así que si volvés de viaje a Buenos Aires (o zonas aledañas) con algún “bicho raro” foráneo, es posible que seas derivados a este hospital, al menos si te atendés en hospitales públicos.

¿Y cómo fue la atención? ¡IMPECABLE! Nos recibieron puntualmente y nos dieron a llenar un pequeño formulario que luego usaron para ir guiando la consulta según nuestras respuestas a las distintas preguntas. Luego, nos atendieron 3 médicos/as a los dos y nos brindaron su total atención y dedicación por poco más de una hora.

Nos fueron consultando por nuestros últimos controles médicos y odontológicos, si teníamos alergias, enfermedades preexistentes y demás, nos preguntaron qué vacunas teníamos aplicadas (si vas, llevá tu libreta sanitaria o al menos algún tipo de lista de qué vacunas recibiste y cuándo). Nos dieron muchísima información sobre las enfermedades presentes en los lugares que vamos a visitar y nos dieron recomendaciones para prevenirlas y consejos generales que tienen que ver con el consumo de agua, alimentos e higiene personal, entre otras cosas. Voy a tratar de repasar los temas principales.

Acá tenés los datos de ubicación y contacto del Muñiz:

Hospital Francisco J. Muñiz

Uspallata 2272, Buenos Aires

(54) 11 4304 – 2180 / 6436 (Int: 231)

[email protected]

Alimentos y Bebidas

Un tema muy importante es el agua. Si vas a consumir agua de la cual no estás 100% seguro de que es potable, es recomendable agregarle dos gotas de lavandina por litro de agua o usar pastillas potabilizadoras, que son súper accesibles: en Argentina se consiguen desde poco más de 2 dólares las 50 pastillas, cada una para potabilizar entre 4 y 5 litros de agua. Sino, la opción más segura es siempre comprar bebidas envasadas, pero consumirlas todo el tiempo puede jaquear algunos presupuestos mochileros, ¿no?

Con respecto a la comida, te podés imaginar lo que nos dijeron: no consumir en puestos callejeros, lo cual muchos haremos, desde luego. También evitar comer alimentos crudos, excepto frutas y verduras que puedan pelarse y los pescados y mariscos, siempre deberían ser consumidos cocidos.

Diarrea

Se me ocurren varios chistes fáciles para hacer sobre  este punto, pero obviémoslos mejor. La diarrea es un tema muy importante de la salud en viaje. Es muy frecuente y la sufren (o sufrimos, porque nos pasó a Mariel y a mí en Bolivia) una gran parte de los viajeros que hacemos viajes más largos y que estamos más expuestos a este tipo de problemitas.

Sobre esto, nos dijeron que es esencial rehidratarse apropiadamente si dura más de un día (en este caso, consumir SRO o Sales de Rehidratación Oral), nos recomendaron la crema de bismuto y que estemos atentos en el caso de que durante la misma levantamos fiebre o si la diarrea está acompañada de vómitos, entre otras señales de alerta.

Los Mosquitos (y las enfermedades que transmiten)

Claro que sí, estos insectos siempre inspiraron bastante respeto, especialmente en zonas tropicales, donde están “en su salsa”. Para peor, en los últimos años, a la malaria y el dengue se sumaron el Zika y el Chikungunya. La malaria tiene un tratamiento que debe suministrarse antes, durante y hasta algunos días después del viaje; para el dengue, en Brasil se aprobó hace muy poco una vacuna, pero todavía no cuento con información al respecto. Voy a tratar de actualizar esta entrada cuando esté en el país. Para el Zika no hay vacunas ni tratamientos preventivos, por lo que la única opción termina siendo aliviar los síntomas con analgésicos; lo mismo sucede con el Chikungunya.

Dado el panorama, es muy importante la prevención:

  • Ropa clara y de mangas largas.
  • Obviamente, usar repelente, pero no tan obvio (al menos para mí) renovarse la capa del producto según su duración: los de extra duración pueden seguir con efecto luego de 4 o 6 horas, pero los más básicos hay que aplicárselos cada 2; tenelo en cuenta.
  • Si te aplicás protector solar, que sea antes del repelente, porque sino reducís el efecto de este último.

Como dato adicional, hace poco me contaron de una marca que se llama L.L.Bean que ha desarrollado algunos productos con un tratamiento de repelente para insectos, como estos. No sé qué tan efectivos serán, pero es para tener en cuenta.

Botiquín

Si no lo venís llevando cuando viajás, te invito a empezar a hacerlo, ya que es vital si vas a hacer un viaje largo. Es muy recomendable que lleves un botiquín. ¿Qué poner dentro? Acá tenés algunas ideas:

  • Solución desinfectante
  • Gasas
  • Apósitos (curitas decimos en Argentina)
  • Termómetro
  • Analgésicos
  • SRO
  • Antihistamínicos
  • Laxante suave
  • Repelentes
  • Insecticida
  • Protector solar
  • Medicación habitual (si lo hubiere).

Vacunas y otros Tratamientos

Como te dije, es muy recomendable que lleves tu Libreta Sanitaria a la consulta para ver qué refuerzos podrías estar necesitando. Estas son algunas de las vacunas en las que más énfasis hicieron los especialistas:

  • Tétanos. En mi caso, me tuve que dar un refuerzo de esta vacuna.
  • Hepatitis. Muy importante, ya tenía aplicadas las dosis.
  • Fiebre amarilla. En este caso, no es sólo una prevención por su salud, sino que además en algunos países te la pueden exigir al ingresar.
  • Rabia. No pudimos aplicarnos las dosis, como comenté más arriba.
  • Fiebre tifoidea. Nos comentaban que no es indispensable, ya que la vacuna tiene una efectividad del 70%.

Seguro de viaje

Durante la charla surgió el tema del seguro de viaje. Los profesionales nos comentaban que contratar uno es recomendable, especialmente si se van a visitar países en donde la cobertura médica no es gratuita para extranjeros (la mayoría de los países del mundo salvo Argentina me arriesgaría a decir), ya que un accidente o enfermedad – siempre inesperados – o una atención odontológica, por ejemplo, pueden derivar en un gasto de dinero excesivo, especialmente si se necesita de internación de varios días en el lugar.

Así que, tenelo en cuenta y mantenete conectado al blog, ya que en breve voy a estar escribiendo una nota para ayudarte a elegir un seguro, analizando varias de las numerosas opciones.

Por lo pronto, te cuento que Asegura tu viaje te permite comparar entre cientos de planes de las principales empresas para contratar el que más se ajuste a sus necesidades.

Conclusiones

Si vas a hacer un viaje largo o uno no tan largo a zonas tropicales donde podés estar bastante expuestos a varias enfermedades de riesgo, una consulta a Medicina del Viajero me parece que vale la pena. Sobre todo, si te lo cubre tu obra social o si tenés cerca algún lugar como el que te comenté, en donde puedas atenderse gratis. Sino, creo que es una inversión a considerar.

“Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que
si realizas la compra de un producto aquí listado siguiendo este enlace yo recibiré una
comisión, el uso de este enlace no incrementa el precio final para el consumidor”.

Ahora te pregunto: ¿Habías escuchado hablar de Medicina del Viajero? ¿Tenés algún otro consejo que sumar a los que me dieron a mí y que te acabo de compartir?

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

, ,

2 Respuestas a Por qué te recomiendo ir a Medicina del Viajero

  1. Medicina del viajero dice:

    Estamos absolutamente de acuerdo en que consultar con un especialista en Medicina del Viajero es absolutamente recomendable. Es la forma más fiable de constatar los riesgos que existen en las zonas de visitar, las vacunas que debemos darnos, etc. Además, tener un turno agendado puede servir de incentivo para hacernos chequeos previos para asegurarnos de no tener ninguna condición preexistente que nos pueda jugar una mala pasada cuando estemos de viaje.
    Los felicitamos por armar una nota tan completa con excelentes recomendaciones.
    Saludos y buen viaje!

    • Mariano Cadeneau dice:

      Muchas gracias por la visita y por su comentario. Como comentaba en el post, estoy de acuerdo con ustedes: me parece súper importante el tema y es para muchos desconocido.
      Saludos y buenas rutas para ustedes también!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Compartime!

No te lo quedes para vos sol@ ;)

¿Querés saber cómo trabajar en línea mientras viajás por el mundo?

¿Querés saber cómo trabajar en línea mientras viajás por el mundo?

¡Descargá gratis mi ebook "10 aprendizajes de un nómada digital" ahora!

¡Te has suscrito exitosamente!